¿La salud mental afecta a la salud física?

Las personas que gozan de buena salud emocional son conscientes de sus pensamientos, sentimientos y comportamientos. Ellas han aprendido maneras saludables de lidiar con el estrés y los problemas que son una parte normal de la vida. Se sienten bien consigo mismos y tienen relaciones saludables.

Sin embargo, muchas cosas que suceden en su vida pueden perturbar su salud emocional. Esto puede llevar a fuertes sentimientos de tristeza, estrés o ansiedad. Incluso los cambios buenos o deseados pueden ser tan estresantes como los cambios no deseados. Estos cambios incluyen:

  • El encierro por el COVID-19.
  • Ser despedido de su trabajo.
  • Tener un hijo que sale o regresa a casa.
  • Hacer frente a la muerte de un ser querido.
  • Divorciarse o casarse.
  • Sufrir una enfermedad o lesión.
  • Conseguir un ascenso en el trabajo.
  • Experimentar problemas de dinero.
  • Mudarse a un nuevo hogar.
  • Tener o adoptar un bebé.

¿Cómo pueden mis emociones afectar mi salud?

Su cuerpo responde a la manera de pensar, sentir y actuar. Este es un tipo de «conexión mente/cuerpo». Cuando usted está estresado, ansioso o molesto, su cuerpo reacciona de una manera que puede indicarle que algo no está bien. Por ejemplo, es posible que desarrolle presión arterial alta o una úlcera de estómago después de un evento particularmente estresante, como la muerte de un ser querido.

Camino hacia una mejor salud

Hay maneras en que puede mejorar su salud emocional. En primer lugar, trate de reconocer sus emociones y comprender por qué las está teniendo. La clasificación de las causas de la tristeza, el estrés y la ansiedad en su vida puede ayudar a controlar su salud emocional. Los siguientes son algunos otros consejos útiles.

Exprese sus sentimientos de manera apropiada. Si los sentimientos de estrés, tristeza o ansiedad están causando problemas físicos, guardar estos sentimientos puede hacerlo sentir peor. Está bien hacer que sus seres queridos sepan cuando algo lo molesta. Sin embargo, tenga en cuenta que su familia y amigos no siempre pueden ayudarlo a lidiar con sus sentimientos de forma adecuada. En estos momentos, pida ayuda a alguien fuera de la situación. Trate de pedir asesoramiento y apoyo a su médico de cabecera, un consejero o un asesor religioso para que lo ayude a mejorar su salud emocional.

Viva una vida equilibrada. Concéntrese en las cosas por las que se siente agradecido en la vida. Trate de no obsesionarse con los problemas en el trabajo, la escuela o el hogar que conducen a sentimientos negativos. Esto no significa que tenga que pretender ser feliz cuando se siente estresado, ansioso o enfadado. Es importante para hacer frente a estos sentimientos negativos, pero también trate de centrarse en las cosas positivas en su vida. Es posible que desee utilizar un agenda para llevar un registro de las cosas que lo hacen sentir feliz o tranquilo. Algunas investigaciones han demostrado que tener una actitud positiva puede mejorar su calidad de vida y dar un impulso a su salud. También puede ser necesario que encuentre maneras de deshacerse de algunas cosas en su vida que lo hacen sentirse estresado y abrumado. Tómese un tiempo para disfrutar de las cosas que le gustan.

Desarrolle la capacidad de resiliencia. Las personas con capacidad de resiliencia pueden hacer frente al estrés de una manera saludable. La resiliencia puede ser aprendida y reforzada con diferentes estrategias. Estas estrategias incluyen tener apoyo social, mantener una visión positiva de sí mismo, aceptar el cambio, y mantener las cosas en perspectiva. Un consejero o terapeuta puede ayudarlo a alcanzar este objetivo con una terapia conductual cognitiva (TCC). Pregúntele a su médico si esto es una buena idea para usted.

Calme la mente y el cuerpo. Los métodos de relajación, como la meditación, escuchar música, hacer yoga y Tai Chi son formas útiles para lograr el equilibrio de sus emociones. Vídeos de imágenes guiadas también están disponibles en YouTube.

La meditación es una forma de pensamiento guiado. Puede adoptar muchas formas. Por ejemplo, es posible hacerlo mediante ejercicio, estiramiento, o respiración profunda. Pregúntele a su médico de cabecera para obtener asesoramiento sobre métodos de relajación.

Cuídese. Para tener una buena salud emocional, es importante que cuide de su cuerpo con una rutina regular que incluya ingerir alimentos saludables, dormir lo suficiente y hacer ejercicio para aliviar la tensión acumulada. Evite comer en exceso y no abuse de las drogas o el alcohol. El consumo de drogas o alcohol simplemente causa otros problemas, tales como problemas familiares y de salud.

Aspectos a tener en cuenta

La mala salud emocional puede debilitar el sistema inmunitario de su cuerpo. Esto hace que usted sea más propenso a tener resfriados y otras infecciones en los momentos emocionalmente difíciles. Además, cuando se siente estresado, ansioso o molesto, no puede cuidar de su salud tan bien como debería. Es posible que no sienta ganas de hacer ejercicio, comer alimentos nutritivos, o tomar un medicamento que le receta su médico. El abuso de alcohol, tabaco u otras drogas también puede ser un signo de mala salud emocional.

  • dolor de espalda
  • cambios en el apetito
  • dolor de pecho
  • estreñimiento o diarrea
  • sequedad en la boca
  • cansancio extremo
  • dolor y malestar general
  • dolores de cabeza
  • presión arterial alta
  • insomnio (problemas para dormir)
  • desvanecimientos
  • palpitaciones (sensación de que su corazón se acelera)
  • problemas sexuales
  • dificultad para respirar
  • rigidez en el cuello
  • sudor
  • dolor de estómago
  • aumento o pérdida de peso.

¿Por qué mi médico necesita saber sobre mis emociones?

Es posible que usted no esté acostumbrado a hablar con su médico acerca de sus sentimientos o problemas de su vida personal. Pero recuerde, el médico no siempre identificar que usted se está estresado, ansioso o perturbado simplemente con mirarlo. Es importante ser honesto con su médico si está teniendo estos sentimientos.

En primer lugar, el médico tendrá que asegurarse de que no existan otros problemas de salud que estén causando sus síntomas físicos. Si sus síntomas no son causados ​​por otros problemas de salud, usted y su médico pueden abordar las causas emocionales de sus síntomas. Su médico puede sugerir maneras de tratar sus síntomas físicos mientras trabajan conjuntamente para mejorar su salud emocional.

Cuándo consultar al médico

Si sus sentimientos negativos no desaparecen y son tan fuertes que le impiden disfrutar de la vida, es especialmente importante que hable con su médico. Es posible que tenga lo que los médicos denominan «depresión mayor». La depresión es una enfermedad médica que puede ser tratada con asesoramiento individualizado, medicamentos o ambos.

Preguntas para su médico

  • ¿Cómo puedo lidiar mejor con el estrés?
  • ¿Están mis problemas de salud causándome estrés o está mi estrés causándome problemas de salud?
  • Creo que no estoy sufriendo estrés, pero ¿es mi cuerpo el que me dice que tengo estrés?
  • Todo en mi vida es bueno. ¿Por qué no soy feliz?

Julio 28, 2017

Copyright © American Academy of Family Physicians

Evaluación de la salud mental

¿Qué es una evaluación de salud mental?

Una evaluación de salud mental es un examen de la salud de tu mente. Permite averiguar si tienes una enfermedad mental. Las enfermedades mentales son comunes y afectan a casi todas las personas en algún momento de su vida. Hay muchos tipos de enfermedades mentales, algunas de las más comunes son:

  • Depresión y trastornos del estado de ánimo: Estas enfermedades mentales son diferentes de la tristeza o el duelo. Pueden causar tristeza extrema, enojo o frustración
  • Ansiedad: La ansiedad puede causar preocupación o miedo excesivos en situaciones reales o imaginadas.
  • Trastornos de la alimentación: Estos trastornos generan conductas y pensamientos obsesivos relacionados con los alimentos y la imagen corporal. Pueden hacer que una persona limite peligrosamente la cantidad de alimentos que come, que coma en forma descontrolada o una combinación de ambos
  • Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH): El TDAH es una de las enfermedades mentales más comunes en los niños. Puede continuar en la adultez. Las personas con ADHD tienen dificultad para prestar atención y controlar el comportamiento impulsivo
  • Trastorno de estrés postraumático (TEP): Este trastorno puede ocurrir después de una experiencia traumática, como una guerra o un accidente grave. Las personas con TEP se sienten estresadas y con miedo, aun mucho tiempo después de que el peligro ha pasado
  • Abuso de alcohol o drogas y trastornos adictivos: Estos trastornos consisten en usar alcohol o drogas en forma excesiva. Las personas afectadas están en riesgo de tener una sobredosis y morir
  • Trastorno bipolar: Antes conocido como depresión maníaca. Las personas con trastorno bipolar tienen episodios alternantes de manía (euforia extrema) y depresión
  • Esquizofrenia y trastornos psicóticos: Estas son algunas de las enfermedades psiquiátricas más graves. Pueden hacer que una persona vea, oiga o crea cosas que no son reales

Los efectos de las enfermedades mentales varían de leves a graves y pueden poner la vida en peligro. Afortunadamente, muchas personas con enfermedades mentales pueden ser tratadas exitosamente con terapia y con medicamentos.

¿Para qué se usa?

La evaluación de salud mental se usa para diagnosticar enfermedades mentales. Su médico de cabecera puede usar esta evaluación para decidir si usted necesita ver a un profesional de salud mental. Un profesional de salud mental es alguien que se especializa en el diagnóstico y el tratamiento de los problemas de salud mental. Si usted ya está viendo a un profesional de salud mental, tal vez le hagan una evaluación de salud mental para guiar el tratamiento.

¿Necesito una evaluación de salud mental?

Puedes necesitar una evaluación si tienes síntomas o malestares en tu estado de salud mental. Los síntomas varían dependiendo del tipo de enfermedad, pero algunos de los signos son:

  • Preocupación o miedo excesivo
  • Tristeza extrema
  • Cambios importantes en la personalidad, los hábitos de alimentación o los patrones de sueño
  • Grandes fluctuaciones del estado de ánimo
  • Enojo, frustración o irritabilidad
  • Fatiga y falta de energía
  • Confusión y dificultad para concentrarse
  • Sentimientos de culpa o inutilidad
  • Evitar actividades sociales

Uno de los signos más graves de una enfermedad mental es pensar en suicidarse o intentarlo. Si usted está pensando en hacerse daño o suicidarse, busque ayuda de inmediato. Hay muchas maneras de recibir ayuda. Usted puede:

  • Llamar a un ser querido o un amigo cercano
  • Llamar a una línea telefónica de emergencia o atención.

En México:
  Atención cuidadana: 072
  Emergencias 911
  Locatel: 55 5658 1111
  Atención en crisis y contención psicológica: 01 800 710 24 96 y 01 800 221 31 09

¿Qué ocurre durante una evaluación de salud mental?

El profesional de la salud puede hacerte un examen físico y preguntarte sobre cómo te sientes, tu estado de ánimo, tus hábitos y otros síntomas. También podría pedir análisis de sangre para averiguar si existe un problema físico que pueda estar causando problemas de salud mental.

Una persona profesional de salud mental, te hará preguntas más detalladas sobre tus sentimientos y comportamientos. También podría pedirte que contestes un cuestionario.

¿Debo prepararme para la evaluación de salud mental?

La evaluación de salud mental no requiere ningún preparativo especial.

¿Tiene algún riesgo la evaluación?

Hacerse un examen físico o contestar un cuestionario no implica ningún riesgo.

¿Qué significan los resultados?

En general, el objetivo de la evaluación debe llevar a un diagnóstico. Si te diagnostican una enfermedad mental, es importante que recibas terapia o tratamiento. Esto puede prevenir el sufrimiento y una discapacidad a largo plazo. Tu plan de tratamiento específico dependerá del tipo de enfermedad y de su gravedad.

¿Qué más saber sobre una evaluación de salud mental?

Hay muchos tipos de profesionales que tratan las enfermedades mentales. Los más comunes son los siguientes:

  • Psiquiatra: Médico que se especializa en la salud mental. Los psiquiatras diagnostican y tratan las enfermedades mentales. También puedan recetar medicamentos
  • Psicólogo: Profesional que ha recibido capacitación en psicología. Los psicólogos generalmente no tienen títulos de médico. Los psicólogos diagnostican y tratan las enfermedades mentales. Ofrecen terapia individual y sesiones de terapia grupal. Por regla general, no pueden recetar medicinas a menos que sean médicos también.
  • Trabajador social : Profesional en trabajo social y se ha especializado en salud mental. Algunos tienen otros títulos y han recibido capacitación adicional. Los trabajadores sociales clínicos diagnostican y ofrecen asesoramiento para una variedad de problemas de salud mental. No recetan medicinas pero pueden colaborar con profesionales de la salud que pueden hacerlo
  • Terapeuta profesional : Profesionales con capacitación específica en terapia. Son consejeros que ayudan a tratar una variedad de problemas de salud mental. No recetan medicinas y pueden colaborar con profesionales de la salud.

Si no estás seguro de qué tipo de profesional de salud mental debes ver, consulta con tu médico.

fuente: medilineplus

La Salud Mental

¿Qué es la salud mental?

La salud mental incluye nuestro bienestar emocional, psicológico y social. Afecta la forma en que pensamos, sentimos y actuamos cuando enfrentamos la vida. También ayuda a determinar cómo manejamos el estrés, nos relacionamos con los demás y tomamos decisiones. La salud mental es importante en todas las etapas de la vida, desde la niñez y la adolescencia hasta la adultez y la vejez.

¿Qué son las enfermedades mentales?

Las enfermedades mentales son afecciones graves que pueden afectar la manera de pensar, su humor y su comportamiento. Pueden ser ocasionales o de larga duración. Pueden afectar su capacidad de relacionarse con los demás y funcionar cada día. Los problemas mentales son comunes, más de la mitad de todos los estadounidenses serán diagnosticados con un trastorno mental en algún momento de su vida. Sin embargo, hay tratamientos disponibles. Las personas con trastornos de salud mental pueden mejorar y muchas de ellas se recuperan por completo.

¿Por qué es importante la salud mental?

La salud mental es importante porque puede ayudarle a:

  • Enfrentar el estrés de la vida
  • Estar físicamente saludable
  • Tener relaciones sanas
  • Contribuir en forma significativa a su comunidad
  • Trabajar productivamente
  • Alcanzar su completo potencial

La salud mental es importante porque puede afectar nuestra salud física.

¿Qué puede afectar mi salud mental?

Hay muchos factores diferentes que pueden afectar su salud mental, incluyendo:

  • Factores biológicos, como los genes o la química del cerebro
  • Experiencias de vida, como trauma o abuso
  • Antecedentes familiares de problemas de salud mental
  • Su estilo de vida, como la dieta, actividad física y consumo de sustancias

También puede modificar su salud mental tomando medidas para mejorarla, como hacer meditación, usar técnicas de relajación y ser agradecido.

¿Puede cambiar con el tiempo mi salud mental?

Con el tiempo, su salud mental puede cambiar. Por ejemplo, puede estar enfrentando una situación difícil, como tratar de controlar una enfermedad crónica, cuidar a un pariente enfermo o tener problemas de dinero. La situación puede agotarle y abrumar su capacidad de lidiar con ella. Esto puede empeorar su salud mental. Por otro lado, recibir terapia puede mejorarla.

¿Cuáles son las señales de tener un problema de salud mental?

Cuando se trata de sus emociones, puede ser difícil saber qué es normal y qué no. Pero los problema de salud mental tienen signos de advertencia, como:

  • Cambios en sus hábitos alimenticios o de sueño
  • Aislarse de las personas y actividades que disfruta
  • Tener nada o poca energía
  • Sentirse vacío o como si nada importara
  • Tener dolores y molestias inexplicables
  • Sentirse impotente o sin esperanza
  • Fumar, beber o usar drogas más de lo habitual
  • Sentirse inusualmente confundido, olvidadizo, enojado, molesto, preocupado o asustado
  • Tener cambios de humor severos que causen problemas en sus relaciones
  • Tener pensamientos y recuerdos que no puede sacar de su cabeza
  • Escuchar voces o creer cosas que no son ciertas
  • Pensar en lastimarse a sí mismo o a otros
  • No poder realizar tareas diarias como cuidar a sus hijos o ir al trabajo o la escuela

¿Qué debo hacer si creo que tengo un problema de salud mental?

Si cree que puede tener un problema de salud mental, busque ayuda. La terapia de conversación y / o los medicamentos pueden tratar los trastornos mentales. Si no sabe por dónde comenzar, hable con su profesional de la salud.

fuente: medilineplus